Lo que se quiere, proviene del cuerpo. Lo que se debe, proviene de la mente. Nuestro cuerpo es más antiguo y sabio que nuestra mente. El cuerpo siempre es portador de lo que sentimos y de lo que nuestra intuición nos dice que es bueno para nosotr@s. Hay experiencias que no podemos percibir con nuestra mente y debemos estar centrad@s y en contacto con nuestro cuerpo para poder llegar a ellas. Entre estas experiencias están la Creatividad, el Amor e incluso la sensación de percibir a Dios o lo que llamamos Fe…
Opino que nuestro cuerpo es el que sabe lo que es mejor para nosotr@s y por lo tanto, es mejor decidirnos por lo que nuestro cuerpo quiere…
Ahora bien, para saber hacer esto, debemos estar bien entrenad@s en distinguir qué proviene de nuestra mente y qué proviene de nuestro cuerpo. Y para ello, debemos ser muy conscientes de nuestras experiencias corporales y ser capaces de eliminar nuestro ruido mental.

María del Mar Tercero.

Psicóloga

.

 

 

 

 

Anuncios